“Monitorear y gestionar cientos de acres puede ser un desafío. Ahora, imagine que tiene que hacerlo sobre un terreno a más de 5.600 millas de distancia.”

“Cultivo maíz, soja, patatas, trigo, lino y guisantes en Rusia, Filipinas y Ghana (África)” explica Shane Peed, que vive en Fort Dodge, Iowa. “Antes, gestionaba la producción y el equipo de entre 60 y 80 campos con un Excel, pero no era, en absoluto, eficiente.”

Y, por si la distancia no fuera suficiente desafío, hay que asegurar una comunicación clara entre los trabajadores, que hablan otros idiomas, lo que también era un potencial problema. “Era importante que pudiéramos hacer que rusos y americanos utilizáramos el mismo sistema” añade Peed.

lite apcilita gestisumibleistema que pudiera traducir de forma fmbiabsoluto, eficiente.”Durante años, Peed buscó un sistema que pudiera ser traducido de forma fácil y con un coste asumible. Descubrió Cropio en 2015. Su sistema de gestión por satélite provee actualizaciones en tiempo real de las condiciones de los campos y cosechas, y cumplía con todos sus requisitos.

“Cropio se utiliza en ambos idiomas de manera muy sencilla” comenta Peed. “Además, la herramienta aporta funcionalidades importantes para la agronomía en Estados Unidos, pero también a nivel internacional”.

Con un precio medio de menos de un dólar por acre, su coste es también una ventaja competitiva. “Muchas de las plataformas que valoré no estaban alineadas con mi presupuesto” explicaba peed, que añadía: “El precio es importante para nosotros, porque seguiremos creciendo con más acres y equipos”.

En la actualidad, el sistema monitorea alrededor de 17.000 acres en Rusia y otros 400 en Ghana. “A finales del próximo año espero tener unos 200.000 acres controlados con el sistema de Cropio” declaró Peed.

Otro beneficio del sistema es lo que no incluye. Mientras muchas plataformas que Peed valoró incluían herramientas de contabilidad, esto no era una prioridad para Peed.

“Quería un sistema centrado en la producción. Con Cropio, sé exactamente lo que está pasando en mis campos. Veo la información aquí mismo, en mi teléfono. Así, puedo ver rápidamente un campo o una máquina para saber qué hay que hacer” concluía Peed.

Con unos 15 tractores y una gran variedad de otros aperos, el sistema telemático de Cropio también le permite saber la localización de cualquier equipo en cualquier momento. “Tengo un número limitado de máquinas, los tractores se tienen que mover de una región a otra con frecuencia” decía Peed.

Las máquinas quedan registradas en el sistema y se puede planificar su función incluso con un año de antelación. De esta manera, Shane Peed puede saber exactamente dónde están los equipos trabajando y qué tareas se supone que están haciendo: “También puedo monitorear el movimiento de vehículos, como camiones” nos destacó él mismo.

Las máquinas se siguen según se mueven de región en región o sobre el campo. El sistema permite a Peed crear informes históricos detallados de cada campo, pero también informes semanales o mensuales del estado del suelo, los ratios de sembrado, protección de cosechas, fertilizados y características de la cosecha. Estos informes permiten a Peed tomar mejores decisiones sobre cómo aprovechar los campos de cultivo en la próxima estación.

“Cada vez que una máquina va a un campo, la información se sube a la página web de Cropio, donde se almacena. Estos datos pueden ayudarme a entender mejor que ha pasado en cualquier campo con el paso del tiempo. En lugar de intentar recordar qué paso en un campo concreto o de meter datos en un Excel, puedo navegar por su histórico en un momento” declaraba Peed.

Peed utiliza una cierta variedad de marcas, integrando otros sistemas sin fisuras: “Los mapas de Ag Leader pueden ser subidos a Cropio, así, tengo detalles exactos de qué está ocurriendo en cada campo”.

Cropio también monitorea datos meteorológicos que informan sobre las temperaturas del suelo, cantidad de precipitaciones, humedad del suelo, lecturas de humedad del suelo y pronóstico climatológico.

“Tengo diferentes estaciones en función de cada región donde cultivo” comentaba Peed, que continuaba: “En Ghana, ha resultado ser muy útil porque con esta funcionalidad obtengo una visión histórica de las lluvias. He estudiado el histórico de precipitaciones medias en días y horas determinadas. Basándome en esa información, me he dado cuenta de que no debería estar haciendo crecer un determinado cultivo en un determinado momento”.